¿SUS ORIGENES?

Comencemos por el origen de la palabra: Doudou proviene de la lengua francesa. Esta palabra se usa como un adjetivo para llamar afectuosamente a alguien, La traducción al castellano sería dudú.

Este pequeño trapito suavecito es una excelente herramienta para que tu bebé descanse bien mientras duerme y a evitar que despierte una y otra vez llorando por no encontrar a mamá o papá junto a él. Lo ayuda a sentirse seguro y confiado como si estuvieran todo el tiempo a su lado.

Suena algo mágico ¿verdad? Pero no lo es. A continuación te contaremos como es que debes utilizarlo para tener unas noches plenas y descansadas tanto tu como tu bebé:

 

    1. La persona que sea el cuidador del bebé, en este caso mamá o papá deberá dormir con el doudou o dudú por algún tiempo (lo cual no será nada difícil por su textura suavecita) pueden ser un par de días o una semana, esto es con la intención de que el trapito se impregne del olor tan peculiar que tenemos cada persona y que los bebés con el gran sentido del olfato que tienen reconocen al instante.

    2. Realizado el paso uno, el dudú se le deberá dar al bebito cada vez que vaya a dormir y se colocará junto a él en la cuna o camita. Notarás como dormirá relajado y tranquilo pues sentirá que mamá o papá están junto a él siempre; y adiós llantos nocturnos.

    3. Siempre que el bebé comience a conciliar el sueño se le deberá de dar el trapito para que lo tenga cerca y así colocarlo en la cuna o camita sin problema de llantos y sufrimientos que nos hacen sentir tan mal.

 

Los beneficios de DouDou o dudú  son excepcionales pues da al bebé un sueño tranquilo y relajado que hará de la hora de ir a su cuna o camita un momento agradable y lo irá acostumbrando poco a poco a dormir separado de papá y mamá.

Más vale, prevenir por lo que te recomendamos que compres varios de estos aliados del descanso de tu bebé (de preferencia idénticos porque no los engañamos fácilmente) y los distribuyas por los lugares estratégicos donde pasan más tiempo como la casa de los abuelos, los tíos, el auto la guardería (si son muy pequeñitos) etc.

Llegado el momento que esté acostumbrado a dormir solo y quedarse sin problema en los lugares donde lo cuidan es recomendable comenzar a quitar el duo duo o dudú al pequeño comenzando a arrullarlo sin él, quitarlo cuando ya se haya quedado dormido. Aunque esta dependencia desaparece al crecer es mejor retirarlo poco a poco.